Experiencias que puedes aprender de los mejores del mundo


Compartir
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Experiencias que puedes aprender de los mejores del mundo

La historia de nuestro deporte está plagada de historias de triunfo y adversidad. Hay mucho que puedes aprender de los nadadores que han venido antes que tú.

Ya sea para aprender a manejar fallas, recuperarse de la adversidad o establecer mejores objetivos, hay muchas lecciones de las estrellas del deporte.

A continuación hay algunos consejos que puedes tomar de cuatro campeones del pasado y del presente para formarte como mejor nadador.


MICHAEL PHELPS: ¿QUE TE MOTIVA A ENTRENAR?

Todas las mañanas nos despertamos con la alarma en nuestros teléfonos sonando. Todos tenemos el mismo deseo de permanecer en la cama, para finalmente usar esa excusa increíble que hemos tenido en nuestra mente, todo para que podamos luchar  un poco más al levantarnos.

Michael Phelps, el mejor olímpico de toda la historia siempre insistía en que sus  objetivos se escribieran en papel, de modo que cada mañana, cuando despertara y sintiera esa atracción tentadora en las sábanas, recordara su “por qué”.

“Tengo mis metas en algún lugar donde pueda verlas, así que cuando me levanto de la cama sé que me estoy despertando para trabajar en lo que estoy tratando de lograr”,  dijo Phelps .

Nadar y todo lo que está incluido en nuestro deporte: los  entrenamientos de la mañana,  los campeonatos, son difíciles, muy duros. Lo que lo hace aún más difícil es cuando no tenemos un “por qué” convincente que nos conduce todos los días al agua.

ADAM PEATY: DEJA DE NADAR FUERA DE LA PISCINA.

Peaty ha estado superando los récords mundiales de estilo pecho como si fuera un juego de niños desde el 2015.

Uno pensaría que este tipo de natación sobrehumana significaría que él está nadando las 24 horas, los 7 días de la semana. No tanto. Peaty entrena hasta tarde muy duro y, sin embargo, en el momento en que se va a casa o está fuera del agua, hay una regla: no hablar de natación.

“A veces voy abajo y mi mamá y mi papá están viendo una de mis pruebas y les digo que la apaguen”,  dijo Peaty . “Si empiezo a ver eso, no puedo dejar de pensar en ello toda la noche, lo que significa que estás perdiendo energía donde deberías estar ganando energía”.

¿Esto significa que deberías salir con tus amigos y festejar la noche antes del gran campeonato? Por supuesto que no. Todavía puedes vivir el estilo de vida de un atleta sin obsesionarte con el deporte mientras estás fuera del entrenamiento.

“Cuando estoy entrenando, mi concentración es 100% en ello, pero tan pronto como termino una prueba me desconecto por completo”, agrega Peaty.

Tener un equilibrio en tu vida te permitirá recargar más profundamente cuando estés lejos de la piscina, lo que te ayudará a entrenar a un nivel más alto y evitar que te agotes mentalmente en el deporte.

Peaty aprendió en su adolescencia que para obtener un mejor rendimiento de sí mismo significaba que tendría que aumentar su esfuerzo.

“Cuando tenía 15 años, casi odié competir en finales porque estaba muy nervioso”, dijo Peaty. “Pero a medida que fui más experimentado, tuve que elegir entre pelear y huir, y he peleado siempre”.

KATIE LEDECKY: TIENES QUE ESTAR DISPUESTA A FALLAR DURO Y REPETIDAMENTE.

Todos tenemos una veta perfeccionista dentro de nosotros. Para algunos nadadores, esto significa una falta de voluntad para empujarse a sí mismos en los entrenamientos; encontrar dónde están esos límites no es particularmente agradable y puede ser humillante. Para algunos es mejor mantener intacto su récord a no fallar.

Katie Ledecky no juega eso. Ella va a trabajar todos los días en la piscina y esencialmente intenta fallar. Ella obtiene ese error que la acerca a la mejora.

¿Con qué frecuencia has abandonado una práctica porque te sentiste un poco lento? Su brazada no se sintió tan impresionante como de costumbre? ¿O simplemente no lo estabas “sintiendo”? Renunciar al resto de la  práctica de natación  donde no te sientes lo mejor es una oportunidad desaprovechada que nunca recuperarás.

“Trato de hacer que los buenos días sean grandiosos y tomar algo positivo de los días en que no me siento bien, trabajar en la técnica o algo así”, dice Ledecky.

Una de las cosas  que sucede cuando comienzas a trabajar en tu técnica y forma es que comienzas a nadar bien. Y cuando comienzas a nadar bien, pronto comienzas a nadar rápido.

ANTHONY NESTY: LOS DETALLES IMPORTAN.

En los Juegos Olímpicos de Seúl en 1988, Matt Biondi era el favorito para ganar los 100 metros mariposa.

Pero cuando  Biondi cargó contra la pared, se enfrentó al dilema de deslizarse en la pared o terminar a la mitad de una brazada . Eligió planear, y durante esa fracción de segundo, Anthony Nesty de Suriname cerró con una brazada completa para llevarse el oro.

Estos son los detalles aparentemente menores en los que trabajas en la práctica para que no tengas que tirar los dados en la competencia. Optimice, dé un giro apretado,  sin respirar en las paredes , terminando con una brazada completa: estas son habilidades básicas y aparentemente rudimentarias que solo se vuelven más críticas a medida que se desarrolla como atleta.

Colaboración de Olivier Leroy – Swim Swam 



Compartir
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Shares
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.